miércoles, 4 de febrero de 2009

y en la tele?

Voy caminando… mis pasos se pierden entre las entradas de las calles… de pronto el silbido del viento me obliga a voltear. Es una pantalla pequeña… en cada una de sus celdas se muestra un instante. De pronto me sorprendo bajo la mágica influencia de la mal llamada caja negra… ¿Qué vi? a un ser humano irónico cuyo bastón entraba antes que él… Este tipo realmente me agrada, es la calca del jefe que nadie quisiera tener mezclada con el sarcasmo que emana de cada una de nuestras personas…

En fin sigo adelante y llego a mi casa… todo esta desordenado… yo sigo pensando en Gregory y la parafernalia que rodea a tan simpático personaje… dejo mi sillón en el saco y enciendo el televisor… ¿qué canal sintonice? No tengo idea… simplemente sé que en pantalla se podía ver la baja producción y el pésimo uso del lenguaje que se utiliza en una telenovela… un grupo de “Adolecentes” si, con C pues… de verla hasta el cerebro me duele… ellas unas chicas fáciles que sólo piensan en con quien pasaran la noche… ellos púbertos calientes jugando a ser hombres…

Decido que es momento de buscar que ofrece la programación de hoy… veo que entre mil y un series norteamericanas de todo tipo de género… desde las médicas, pasando por las del corazón y finalmente las cómicas... es allí cuando me pregunto si no sería posible que aquí subiera un poco la calidad de las historias… Salir del lugar común… no establecer esas sutiles incoherencias en la trama que al fin de cuentas echan a perder un buen relato…

Pasa el tiempo… decido que en la televisión abierta no hay nada… y comienzo a burlarme de los diálogos… uy si esto… uy si aquello… Es tarde ya… mañana me preguntarán sobre mi manera de pensar entre las telenovelas y las series… en general… no sé que pensar…

2 comentarios:

Rwddael Inquisidor IX legion dijo...

Hay veces que ante la tele es mejor no pensar, sólo mirar desafanadamente las historias muy añejas pero siempre revestidas a la última moda.

Por eso en general prefiero las caricaturas, ahí cualquier posibilidad es válida, cualquier historia jamás es demasiado ridícula y nada es lo bastante inverosimil.

JAN dijo...

di que a la agente le gusta soñar con principes, enojarse, frustarse, se envuelve en la trama y espera al día siguiente la telenovela... todo tan cursi, algo grrrr... algo fuchi para las personas como tú o yo pero no para todos... saludos, mala, ahora que ya eres la chica de letras mayores, no saludas, :) un abrazo para ti amiga Arisca.... jejejej